Cambiemos nuestra actitud

​Un día salí de mi provincia, me pare justo donde estaba la señal donde acababa la mía y empezaba la siguiente, me puse a mirar la diferencia que había a un lado y otro de aquella señal y vi que la única diferencia estaba en mi cabeza.
La Navidad es igual, el día 31 de diciembre es igual que el 1 de enero, la única diferencia está en mi cabeza, persar que a partir del día 1 tenemos la esperanza de que sea un mejor año está en nuestra cabeza y como yo soy el único dueño de mi cabeza voy a aplicar esa esperanza de mejoría el día que yo quiera, ya sea 1 de enero o 27 de agosto porque al menos eso NADIE me lo puede impedir.
Acaso si yo puedo hacer eso vosotros no podéis? Pues a que esperáis? Si empezamos ya vamos a ir con muchos días de ventaja al resto, así que pongamonos ya!!!

Anuncios

Identifican 200 causas genéticas de la EM, pero todavía no dan con el por qué se radica en el cerebro y la médula

 

cerebro6

Un consorcio mundial de científicos ha identificado 200 lugares genéticos asociados con la Esclerosis Múltiple rastreando el genoma de más de 110.000 personas. Sus conclusiones fueron presentadas en una sesión destacada plenaria en la Sociedad Americana de Genética Humana (ASHG) 2016 la Reunión anual en Vancouver (Canadá).

De los individuos analizados, aproximadamente la mitad sufrían diversos tipos de EM, lo que convierte a este estudio en el mayor de su clase, afirma su director, Nikolaos A. Patsopoulos. La mayoría de las variantes identificadas están vinculadas a genes que controlan la función del sistema inmunitario, aunque algunas también lo están con la actividad del sistema nervioso.

 

“Este es el estudio más grande de esta enfermedad por todo el mundo”, explica Patsopoulos, investigador principal en el Centro de Ana Romney para Enfermedades Neurológicas en Brigham. “El tamaño grande de la muestra proporcionó el poder estadístico de señalar las áreas del genoma que probablemente están implicadas en Esclerosis Múltiple, incluyendo las variantes menos comunes genéticas que tienden a tener un efecto más grande sobre la enfermedad”, continúa el también profesor adjunto de Neurología en la Facultad de medicina de Harvard, que presentó la investigación de parte del IMSGC

“Estamos estudiando por qué la EM afecta al cerebro y a la médula”

Comparando los genomas de personas con y sin Esclerosis Múltiple, los investigadores identificaron 200 variantes que eran considerablemente más comunes entre aquellos que tienen la enfermedad. La mayor parte de estas variantes implican los genes que son asociados con células inmunes y la función de sistema inmunológico, incluyendo unos cuantos potencialmente específicos a funciones relacionadas con el cerebro.

“Esto confirma la interacción compleja de los elementos diferentes del sistema inmunológico en la sensibilidad de la EM y destaca el papel de varias células diferentes inmunes que contribuyen a la iniciación de esta enfermedad inflamatoria” añade Philip De Jager, director del Programa en Genomics Neurosiquiátrico. En la actualidad, De Jagger se encuentra trabajando en el Centro de Ana Romney para Enfermedades Neurológicas trabajando, codo con codo, con Patsopoulos en este importante proyecto, sobre el cual admite que aún le quedan muchos y trascendentales lagunas: “Mientras ahora tenemos algunas insinuaciones, los mecanismos que conducen esta enfermedad inflamatoria al objetivo el cerebro y la médula espinal permanecen confusos”, confiesa.

 

 

La depresión y la esclerosis multiple

test-de-depresion

Seguro que a muchos nos ha pasado ese extraño cambio de humor en cuestión de minutos y o sabemos que nos pasa, porque ahora me rio y al rato tengo ganas de llorar o todo me parece una mierda, pues todo tiene su explicación

Seguramente habrás escuchado a tu neurólogo o especialista mencionar en algún momento la palabra depresión cuando hablaba de esclerosis múltiple. Y sí, es bastante común que un paciente de esclerosis múltiple tenga síntomas de este trastorno psicológico. Sigue leyendo y entérate de la relación entre la depresión y la esclerosis múltiple.

¿Qué es la depresión?

Para poder entender la relación entre depresión y esclerosis múltiple, tenemos que saber qué es la depresión, cuáles son sus síntomas y sus causas más comunes. La depresión es un trastorno mental bastante común en el siglo XXI, caracterizado por un estado de tristeza y melancolía profunda en la persona que la sufre, esta tristeza puede tener motivos obvios o no. Según la Organización Mundial de la Salud más de 350 millones de personas sufren de esta enfermedad en todo el mundo.

La depresión puede ser ocasionada por factores externos o internos, los factores externos que pueden causar depresión son situaciones de la vida que nos afectan emocionalmente como la muerte de un ser querido, la pérdida de un puesto de trabajo o el diagnóstico de una enfermedad crónica como la esclerosis múltiple. Es normal que sintamos tristeza y angustia cuando pasamos por cualquiera de estos momentos, lo que no es normal es que esa tristeza dure más tiempo del necesario, y se instale en nuestro interior. Las causas internas de la depresión pueden ser desequilibrios nutricionales, desequilibrios hormonales o desequilibrios en sustancia químicas del cerebro; en este caso el diagnóstico es más difícil, por que la causa no es obvia, ya que la persona no tiene que haber pasado por ninguna situación complicada en su vida.

Síntomas de la depresión

En la siguiente lista puedes leer algunos de los síntomas de la depresión. Si presentas alguno o varios de estos síntomas por más de un par de semanas,  es posible que estés bajo un cuadro depresivo y es importante que se lo comentes a tu médico.

  • Tristeza
  • Desánimo
  • Sentimiento de culpa
  • Desmotivación
  • Sueño constante o insomnio
  • Apatía ante cosas que solían gustarte
  • Falta de energía
  • Sentir que la vida no tiene sentido
  • Pérdida o aumento del apetito
  • Distanciamiento de tu círculo social

Como te puedes dar cuenta muchos de estos síntomas como el cansancio  o problemas de sueño, también pueden ser síntomas directos de la esclerosis múltiple y pueden no tener que ver con la depresión. Pero si consideras que puedes estar pasando por una depresión y además tienes esclerosis múltiple, es importante que te pongas en contacto con tu especialista y determinen cuál es la causa de los síntomas, si es mental o neurológica, y consigas el tratamiento adecuado según el caso.

La relación entre la depresión y la esclerosis múltiple

Es bastante común las depresiones en pacientes con esclerosis múltiple. Las causas de esta relación pueden ser muchas y las menciono aquí brevemente.

  • La depresión puede estar causada por la pérdida de autonomía y el control de la vida del propio paciente de esclerosis múltiple, debido a sufrir síntomas que lo discapaciten y le impidan seguir su rítmo habitual de vida.
  • La depresión también puede surgir por la no aceptación o asimilación del diagnóstico de esclerosis múltiple.
  • Algunos medicamentos para tratar la esclerosis múltiple pueden causar depresión.
  • Otra causa de depresión es el desequilibrio en los neurotransmisores del cerebro.
  • Tanto la depresión como la esclerosis múltiple pueden estar ocasionadas por deficiencia de vitamina D en el organismo.
  • La depresión puede estar asociada a respuestas inflamatorias del propio organismo, al igual que muchas enfermedades autoinmunes, incluida la esclerosis múltiple.

Una vez vistos todos los aspectos que relacionan la depresión y la esclerosis múltiple te daré algunas recomendaciones en caso de sentir que la depresión está afectando tu vida.

Recomendaciones para evitar la depresión en la esclerosis múltiple

Como se por experiencia propia que lo peor que le puedes decir a una persona deprimida es “cambia esa cara” o “mira el lado positivo de la vida”, te doy algunos consejos que me han funcionado a mi y que creo te pueden ayudar a ti también.

  • Busca ayuda de un especialista, habla con tu médico y que te remita a un psicólogo o mejor aún búscalo tu mismo en la guía telefónica, internet o alguna revista especializada. El psicólogo podrá ayudarte a superar muchos de los conflictos que causan la depresión.
  • A veces no es suficiente con la psicoterapia, por lo que el especialista te puede llegar a recetar alguna medicación antidepresiva si lo considera oportuno, de ser así no abandones el tratamiento sin antes consultarlo con el médico.
  • Habla con amigos, familiares o alguien de mucha confianza. No dejes de socializar e intenta comentarles tu situación, lo más seguro es que empaticen contigo.
  • Busca grupos de apoyo en tu comunidad o contacta con la Asociación de Esclerosis Múltiple de tu zona, muy posiblemente puedan ayudarte.
  • Ejercítate. Está más que comprobado que las personas que hacen actividad física son más felices y menos propensos a deprimirse.
  • Ten hábitos saludables. Lleva una alimentación balanceada y descansa entre 7 y 8 horas cada noche. Así ayudas a tu cuerpo a estar en equilibrio y a reaccionar mejor ante adversidades.
  • Revisa tus niveles de vitamina D, y de ser necesario toma la suplementación que te recomiende el médico.
  • Échale un vistazo a mis 10 trucos para cambiar un mal día. Son trucos sencillos que utilizo cuando tengo un día de bajón. http://www.tengoesclerosismultiple.com/10-trucos-para-cambiar-un-mal-dia/
  • Consulta los efectos secundarios de tu medicación para tratar la esclerosis múltiple y pregúntale a tu médico cualquier duda que te pueda surgir.

Espero que nunca pases por una depresión, pero si es así, no dejes de pedir ayuda, recuerda que aproximadamente 350 millones de personas están pasando por la misma situación, así que no estás solo.

Consejos para combatir la fatiga en la EM

Prevenir la fatiga es la mejor arma para evitar que se instale definitivamente. Sin embargo, hay que saber cómo hacerlo.

  • Por la noche, una cena ligera: en vez de una cena copiosa, desayuna algo rico en elementos energéticos y en vitaminas. Una cena pesada puede llegar a perjudicar la calidad de tu sueño. Y un sueño reparador es tu mejor aliado para evitar el cansancio.
  • Una alimentación variada y equilibrada: nuestra alimentación debe cubrir todas nuestras necesidades cotidianas con proteínas, vitaminas, sales minerales y oligoelementos. Si tu alimentación es insuficientemente variada y poco equilibrada, tendrás carencias. Y las carencias son el peor enemigo de tu cuerpo y el mejor amigo de la fatiga.
  • Dormir bien: ni mucho, ni poco. Pero sobre todo, de forma regular. Adapta tu noche a  tus propias necesidades. Algunas personas necesitan dormir sólo seis horas para estar en plena forma, pero otras, en cambio, requieren entre ocho y diez.
  • Respetar los horarios regulares y tu ritmo de sueño: no hay nada peor que irse a dormir a horas irregulares. Nuestro reloj biológico se siente maltratado y el cansancio es inevitable. Por la noche, desde el primer bostezo, acuéstate bajo las mantas. No intentes resistirte y luchar contra tu propio sueño. Si dejas pasar este momento propicio para dormirte, te arriesgas a esperar un par de horas antes de poder disfrutar, de nuevo, de los placeres del sueño. Y además, te costará mucho más levantarte al día siguiente.
  • Dejar la mente en blanco antes de dormir: es inútil que tu jefe, tus hijos y todas tus preocupaciones se vayan contigo a dormir. Déjalos en el umbral de tu habitación para poder relajarte. Cada cosa a su tiempo.
  • Saber delegar: el agotamiento siempre va acompañado del cansancio. Aprende a rodearte de personas con las que tengas completa confianza y, si es posible, apóyate en tus colaboradores o tu entorno. Nadie es imprescindible.
  • Organizarse: tu fin de semana siempre parece una maratón. Encadenas la limpieza, el planchado, las carreras, los deberes de la escuela, los informes del trabajo que debes acabar, la cena con los amigos, las salidas… y el lunes, ya no puedes más. Intenta repartir algunas tareas durante la semana, implica a tu pareja y fabrica una planificación semanal que alterne los momentos de descanso con los de actividad. Y reserva los verdaderos momentos de relajación y ocio para el fin de semana.
  • Hacer deporte y ejercicio: el cansancio también suele estar relacionado con una vida demasiado sedentaria. En vez de quedarte delante del ordenador, opta por un paseo al aire libre o practica, de forma razonable, tu deporte favorito.
  • Saber decir que no a los hijos: nuestros encantadores hijitos saben muy bien cómo acaparar todo nuestro tiempo. Si no tienes ni un solo minuto para respirar, atrévete a decir en voz alta que necesitas descansar. Aconseja a tus hijos que lean un buen libro.
  •  Relajarse: un buen baño, algunas respiraciones abdominales, un masaje con tu pareja… son métodos excelentes para vencer el estrés y el cansancio, ¡sería una lástima perdérselo!

Detectan cambios en la microbiota intestinal en pacientes por esclerosis múltiple

 

detectan-microbiota-intestinal-pacientes-esclerosis_935317247_109511108_667x375

Investigadores del Brigham and Women Hospital de Boston (Estados Unidos) han detectado cambios en las bacterias que conforman la microbiota intestinal de pacientes con esclerosis múltiple, con diferencias en función de si estaban o no en tratamiento, según publica en su último número la revista Nature Communications.

Estudios previos llevan tiempo analizando la conexión entre las bacterias intestinales y enfermedades del sistema inmune como ésta, pero es la primera vez que en la esclerosis múltiple se detectan evidencias claras de posibles cambios con respecto a la microbiota de personas sanas.

“Nuestros resultados plantean la posibilidad de que, al verse afectada la microbiota intestinal, se podrían desarrollar tratamientos que la modifiquen y, a su vez, también afecten a la respuesta inmune”, ha explicado Howard Weiner, uno de los autores de este trabajo.

Weiner y su equipo utilizaron datos y muestras de pacientes procedentes de un estudio longitudinal realizado en el centro, incluyendo un total de 60 afectados y 43 sujetos sanos para realizar una secuenciación genética y poder identificar diferencias en su comunidad bacteriana.

De este modo, vieron como los pacientes con esclerosis múltiple tenían niveles más altos de ciertas especies bacterianas, como el Methanobrevibacter y la Akkermansia, y más bajos de otras, como las Butyricimonas, en comparación con los participantes sanos.

Cambios en la actividad de ciertos genes
Otros trabajos han demostrado que varios de estos microorganismos pueden relacionarse con la inflamación o con una respuesta autoinmune. Y en este sentido, los autores reconocen que también encontraron cambios en la microbiota correlacionados con cambios en la actividad de algunos genes que juegan un papel clave en el sistema inmune.

El equipo también recogió muestras de aliento de los sujetos y vio que, como resultado de estos mayores niveles de Methanobrevibacter, los pacientes con esclerosis múltiple tenían niveles más altos de metano.

Los investigadores también observaron diferencias en función de los pacientes recibían tratamiento, ya que en aquellos en los que la terapia era capaz de modificar el curso de la enfermedad presentaban una microbiota más normalizada.

No obstante, admiten que son necesarios más estudios para determinar qué papel juegan estas bacterias en la progresión de la enfermedad y si su modificación puede ser útil para el tratamiento de la esclerosis múltiple.

La inestabilidad de la mielina podría ser el desencadenante de la esclerosis múltiple

Un estudio publicado en la revista de laAsociación Americana de Química (ACS) indica que pequeñas modificaciones en la vaina de mielina crean inestabilidades estructurales que propician el ataque del sistema inmunitario a las células nerviosas. Lasvainas de mielina son estructurasmultilamelares complejas formadas por lípidos y proteínas que rodean el axón, protegiéndolo y aislándolo eléctricamente. En la esclerosis múltiple (EM) las vainas pierden su estructura nativa y son identificadas erróneamente por el sistema inmunitario como un elemento ajeno al cuerpo. Cuando los componentes lipídicos de la vaina se alinean correctamente la estructura resultante es plana, mientras que cuando la distribución es cónica la vaina adquiere la forma de un cilindro cerrado. Esta última configuración propicia la formación espontánea de agujeros que favorecen el ataque inmunitario.

Los autores afirman que los hallazgos contribuyen al entendimiento de la etiología de la EM y demuestran la importancia del metabolismo de los lípidos y de la síntesis de la vaina de mielina. La manipulación de su composición lipídica podría convertirse en una potencial diana terapéutica para evitar la exposición al sistema inmunitario, concluyen.

Un compuesto favorece la producción de mielina en esclerosis múltiple

 

investigacion_en_esclerosis_multiple

Fluorosamina reduce la producción de proteoglicanos de sulfato de condroitina, que frenan el crecimiento de las células precursoras de oligodendrocitos.

 

Estudio en modelo murino
Un compuesto favorece la producción de mielina en esclerosis múltiple

Fluorosamina reduce la producción de proteoglicanos de sulfato de condroitina, que frenan el crecimiento de las células precursoras de oligodendrocitos.

 

imprimir Imprimir|tamañoDisminuir TextoAumentar Texto
Wee Yong

Wee Yong, de la Universidad de Calgary. (DM)

Fluorosamina, un compuesto recientemente descubierto, podría resultar útil frente a la esclerosis múltiple, según un estudio en ratones publicado en el último número de Nature Communications.

Unos componentes moleculares que actúan en torno al lugar de la lesión neuronal, conocidos como proteoglicanos de sulfato de condroitina, constituyen uno de los obstáculos para la regeneración de la mielina, ya que evitan el crecimiento y el correcto funcionamiento de las células precursoras de oligodendrocitos, que dan lugar a la producción de mielina.

Un equipo de investigadores encabezado por Wee Yong, de la Universidad de Calgary, en Alberta (Canadá), probó los efectos de 254 fármacos con el fin de encontrar uno que posibilitase el crecimiento de células precursoras de oligodendrocitos en presencia de proteoglicanos de sulfato de condroitina.

La búsqueda culminó con la identificación de fluorosamina -un compuesto cuyo uso humano todavía no se ha aprobado-, que reduce la producción de las moléculas perjudiciales, contribuyendo a la generación de los precursores de la mielina en células murinas.

Ese mismo fármaco también mostró mejoras en la generación de mielina y en la movilidad de las extremidades cuando se administró en un modelo murino de esclerosis múltiple.

 

 

 

Consejos para controlar los problemas de la vejiga urinaria

 

 

images

La esclerosis múltiple puede afectar al sistema urinario, un problema que puede llegar a ser muy molesto para los pacientes. Afortunadamente, puede controlarse si se trata de manera adecuada. Por ello, es importante comunicar cualquier complicación que surja a los médicos, para que puedan intervenir y tratar este síntoma de la mejor manera posible.

En condiciones normales, la vejiga puede controlarse de manera voluntaria: esta se va llenando lentamente y, cuando se acumulan entre 250 y 500 mililitros de orina (una cantidad que varía según la persona), las terminaciones nerviosas de la vejiga envían señales a la médula espinal y esta al cerebro, provocando que la persona tenga ganas de orinar y sea consciente de ello. En algunos pacientes de EM, la transmisión de estos impulsos puede verse afectada y es entonces cuando es posible que aparezcan problemas urinarios, que resultan muy incómodos. Muchos de estos síntomas pueden abordarse mediante diferentes estrategias de tipo higiénico, dietético y farmacológico. Por ello, es importante consultar y explicar al médico los problemas relacionados con la micción que aparezcan.

 

Algunos de los síntomas urinarios que pueden sufrir los afectados de EM son:

  • Urgencia o sensación de no poder contener la orina. Tener la necesidad de ir a orinar lo más rápidamente posible por miedo a sufrir enuresis (incontinencia).
  • Polaquiuria o aumento de la frecuencia del deseo de orinar.
  • Nicturia o aumento de la frecuencia del deseo de orinar durante la noche.
  • Incontinencia urinaria o incapacidad para controlar el lugar y el momento de iniciar la micción.
  • Dificultad para iniciar la micción, a pesar de tener la sensación de tener ganas de orinar.
  • Goteo de orina no relacionado con el esfuerzo, que puede ser provocado por una distensión de la vejiga y un cúmulo muy importante de orina.
  • Sensación de micción incompleta una vez terminada la micción voluntaria.

 

Los problemas de la vejiga se clasifican según el proceso afectado: problemas de almacenamiento, problemas de vaciado o problemas mixtos (combinación de los dos casos anteriores). Los síntomas listados anteriormente pueden aparecer en cualquiera de los tres casos, pero el tratamiento es muy diferente según el tipo de afectación. Por este motivo, lo más probable es que el médico derive al paciente a un urólogo o solicite alguna prueba complementaria para tratar de determinar qué tipo de disfunción predomina en su caso.

 

Además del tratamiento específico, que dependerá del tipo de problema predominante, algunas medidas de tipo higiénico y dietético pueden ayudar a mejorar algunos de estos síntomas:

  • Limitar la ingesta de líquidos que contengan cafeína o alcohol, ya que actúan como irritantes de la vejiga y aumentan el deseo de orinar.
  • Beber suficiente agua para mantenerse hidratado y favorecer la eliminación de bacterias presentes en el tracto urinario.
  • Disminuir la ingesta de líquidos dos horas antes de realizar actividades en lugares donde no habrá disponibilidad de baño y también después de la cena para evitar despertarse con frecuencia durante la noche.
  • Planear la acción de orinar cada 2-3 horas.
  • Evitar tomar bebidas o zumos con cítrico, ya que pueden aumentar el riesgo de infecciones.

 

En resumen, durante el curso de la esclerosis múltiple pueden aparecer síntomas urinarios que pueden resultar muy molestos para la persona que los sufre, y que pueden incluso conllevar cambios en el estilo de vida. Compartir estos problemas con el médico es importante para determinar la causa y así establecer un tratamiento que mejore estos síntomas y prevenir, de esta manera, complicaciones más graves.

Parestesia (Adormecimiento de manos, piernas y brazos)

parestesia

La parestesia se trata de una condición médica caracterizada por sensaciones de ardor, entumecimiento, hormigueo pico o escozor, que se suele sentir en las extremidades superiores (brazos y manos) e inferiores (piernas y pies) (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015).

Generalmente, ocurre en una mano o en un pie y no suele causar dolor. Los pacientes, refieren con frecuencia en las consultas clínicas sensaciones de adormecimiento, hormigueo y entumecimiento en las manos, piernas, brazos, cara, pies u otras partes del cuerpo (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015).

Este tipo de sensaciones pueden presentarse de forma transitoria o permanente. En la mayor parte de los casos, se trata de una patología temporal que suele ser causada por la existencia de presión sobre alguno de los nervios. Sin embargo, también puede ser un síntoma de lesión adquirida o de una amplia variedad de enfermedades o trastornos que causan daños en el sistema nervioso.

Estos síntomas sensitivos, sobre todo en las extremidades superiores, suelen ser un motivo frecuente de consulta en los servicios de atención primaria. En la mayoría de los casos, se debe al desarrollo de una patología degenerativa o neuropatías por atrapamiento de nervios.

Debido a que se tratan de síntomas leves y poco explícitos, en muchos de los casos, se tiende a realizar una evaluación incompleta, subestimando algunos de los síntomas que pueden ser señales de alarma de otras patologías más severas (Barrio Ruíz y Mendoza Lanjaine, 2013).

¿Qué es la parestesia?

En diferentes ocasiones, muchos de nosotros tras estar sentado un tiempo con las piernas cruzadas o si nos apoyamos durante mucho tiempo sobre un brazo, sentimos una sensación de hormigueo o decimos que “se nos duerme” un pie o un brazo. Experimentamos una parestesia es decir, sensación de pinchazos, adormecimiento o quemadura, por el pie o por el brazo, molesto sin que genere dolor.

La estimulación y sensaciones de las diferentes parte de nuestro cuerpo son trasportadas por los nervios periféricos hasta la medula espinal. Desde los nervios espinales, las señales son conducidas hacia el cerebro a través el tronco cerebral. De esta forma, alguna interrupción en esta vía de señalización podrá resultar en el desarrollo de una parestesia (Sharif-Alhoseini et al., 2012).

Por lo tanto, este tipo de sensaciones molestas se producen como consecuencia de la presión sobre determinados nervios.

Además, pueden ocurrir como resultado de diferentes afecciones, enfermedades, o trastornos que van a causar un daño en los nervios. Algunas de las causas pueden ser: tumor cerebral, ictus, anemia, encefalitis, diabetes, esclerosis múltiple, neuropatía periférica, entre otros.

Síntomas de la parestesia

Las personas que padecen parestesia suelen describir los síntomas y signos que sienten a través de múltiples términos. Entre ellos podemos destacar: ardor, entumecimiento, picor y/o hormigueo.

Muchos pacientes se refieren a los síntomas como:

  • Sensaciones anormales como de picor, pinchazos como con alfileres y agujas”.
  • Noto como quemazón y picor por las manos y los pies”.
  • Siento las manos acolchadas y me cuesta moverlas”.

Los síntomas suelen presentarse con más frecuencia en los brazos, piernas, manos y pies, sin embargo también pueden presentarse en otras partes del cuerpo.

La parestesia generalmente se trata de un síntoma de otras enfermedades, condiciones o trastornos neurológicos.

A pesar de esta descripción sintomática, éstos van a variar en función de los nervios que se encuentren involucrado y de la gravedad de la alteración. Por ejemplo, la presión del nervio cubital puede causar una parestesia en el dedo meñique y en diversas áreas de la mano.

¿Cuánto dura la parestesia?

Lo normal es que la parestesia se presente de forma temporal debido a alguna actividad o posición que ejerce una presión prolongada sobre uno o varios nervios. Es frecuente que aparezca al cruzar las piernas, al estar sentado durante un tiempo prolongado, dormir apoyados sobre alguna de las extremidades superiores, etc. Por tanto, las sensaciones molestas suelen desaparecer cuando se alivia la presión.

Sin embargo también se puede presentar de forma más severa e incluso permanente/crónica debido a trastornos ortopédicos o condiciones neurológicas que causen un daño permanente en el sistema nerviosa. Además, en más de un caso la parestesia es una manifestación primaria de algún tipo de patología grave.

 

Causas de la parestesia prolongada o crónica

Cuando los síntomas de la parestesia comienzan a aparecer de forma regular o intermitente podría ser indicativo de un problema más grave. Generalmente, es signo de una enfermedad neurológica o de un daño de tipo traumático (Sharif-Alhoseini et al., 2012).

Por lo general, es frecuente que aparezca debido a una infección, inflamación, trauma o proceso anormal que afecte a los nervios. Es menos frecuente que aparezca asociada a trastornos que ponga en riesgo la vida del individuo, sin embargo, puede ocurrir por el padecimiento de trastornos cerebrovasculares y/o tumores (Sharif-Alhoseini et al., 2012).

  • Trastornos del sistema nervioso: es frecuente que esta patología se presente asociada a alteraciones tanto en el sistema nervioso central y periférico.

-SNC:ictus, hemorragias intracerebrales, infartos lacunares, tumores cerebrales, trauma craneoencefálico, encefalitis/meinguitis, abscesos, estenosis lumbar, lupus sistémico eritematoso, esclerosis múltiple, mielitis transversa, punción lumbar, deficiencia vitamina b12, etc.

-SNP: neuropatía periférica, neuropatía por tratamiento, síndrome túnel carpiano, síndrome cutáneo femoral lateral, neuropatía femoral, síndrome túnel tarsal, ciática, hernia de disco, espondilosis cervical, parálisis por presión, trastorno de Charcot-Marie-Tooth, neurpatía amiloide, neuralgia, etc.

Pronóstico de las personas con parestesia

Los procesos transitorios suelen desaparecer cuando se revierte la presión sin embargo, el tratamiento de los procesos crónicos implica el tratamiento de las patologías etiológicas que, será por tanto diferente para cada una de ellas.

Además, la parestesia a su vez puede causar diferentes complicaciones en la enfermedad o trastorno subyacente. Muchas personas con parestesia pueden mostrar dificultades en la marca, deambulación, o dificultad de agarre.

Debido a que se trata de una patología que afecta al sistema nervioso existe un riesgo de padecimiento de dolor crónico, discapacidad, dificulta de respiración, parálisis y por tanto, una mala calidad de vida.

Por otro lado, cuando la sensibilidad de encuentra significativamente afectada, algunos individuos puede ser incapaces de percibir algunas lesiones como una herida o quemadura, poniendo en riesgo la vida de éstos en algunos casos. Además, el entumecimiento de piernas y pies, y especialmente la pérdida de sensibilidad puede incrementar considerablemente el riesgo de caídas.

Diagnóstico

La intervención terapéutica se va a centrar fundamentalmente en la identificación de la condición que causa la parestesia. El empleo de la historia clínica, examen físico y diferentes pruebas de laboratorio, serán esenciales para su determinación.

Además, también será importante determinar si se trata de un proceso transitorio o crónico debido a las implicaciones que éste último puede tener para la integridad del sistema nervioso del individuo.

Algunas de las preguntas que se deberán responder son:

– ¿En qué lugar nota la sensaciones molestas o de adormecimiento?

– ¿En qué momento comenzó a percibirlas?

– ¿Durante cuánto tiempo las siente?

– ¿Realiza algún tipo de actividad que la provoca?

Tratamiento para la parestesia

La elección del tratamiento para esta condición va a depender en gran medida de la causa que la está provocando.

Si la parestesia es de tipo transitorio, serán útiles el empleo de mediadas que traten de restaurar la circulación a través del ejercicio, masajes, o estiramientos de la extremidad que se encuentra afectada. Estas acciones hará que la sensación de hormigueo y adormecimiento desaparezca de forma progresiva.

En el caso de la presencia prolongada de la parestesia, cuando se debe a causas patológicas secundarios, el tratamiento se orientará al tratamiento de las enfermedades etiológicas y el alivio de los síntomas. Algunos profesionales recomiendan el empleo de antiinflamatorios como el ibuprofeno o la aspirina bajo prescripción médica cuando los síntomas son leves.

Al margen de éstos, se están desarrollando intervenciones no farmacológicos que incluyen regulación nutricional, realización de ejercicio, evitar el consumo del alcohol o tabaco, que pueden ayudar al paciente a controlar el malestar derivado de sus síntomas.

Conclusiones

La parestesia se trata de una condición que puede afectar a miles de personas diariamente, especialmente aquellas que desempeñan su trabajo sentados o que limitan su movilidad de forma significativa.

Además, en muchos casos la adopción de posturas anormales durante el sueño puede causar una alteración de éste y por lo tanto provocar sensaciones de falta de sueño o episodios de sueño poco reparadores.

Cuando las sensaciones de adormecimiento y/o entumecimiento se presentan de forma prolongada es esencial que se solicite una exploración médica ya que puede ser sugestivo de la presencia de una patología neurológica que ponga en riesgo la vida de la persona.